El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

Content on this page requires a newer version of Adobe Flash Player.

Get Adobe Flash player

Content on this page requires a newer version of Adobe Flash Player.

Get Adobe Flash player


Jozami y sus reflexiones en el Café Néstor Kirchner

Eduardo Jozami, actual director del Centro Cultural de la Memoria Haroldo Conti, que funciona en el predio de la ex ESMA, abogado, periodista de profesión y ensayista de renombre, brindó una interesante charla- debate en las instalaciones del Café Literario Néstor Kirchner, ubicado en San Justo, La Matanza.

Se encontraban presentes el  presidente del IMDES, Rodolfo Barrionuevo, el Secretario de producción del municipio, Jorge Devesa, el referente del Movimiento Evita de La Matanza, “Gallego” Fernández, militantes de diversas agrupaciones y dirigentes gremiales.
Jozami abordó además la relación entre el peronismo y kirchnerismo, tratando de interpretar con los presentes, cómo es esto de que el peronismo fue Menem y también Kirchner y Cristina.

Con la Democracia, se cura, se come……….

-: “Se ha instalado también la idea de que muchas transformaciones se pueden realizar en el marco de la democracia, que hay límites dentro de ella que se pueden trasponer.
Nuestra generación se formó en esa idea de que la democracia ponía algunos límites a los cambios que se podían considerar infranqueables y no faltaban experiencias que demostraban eso, porque algunos modelos de transformación impulsados a través de procesos electorales fracasaron. Por eso, hoy estamos asistiendo a una discusión muy profunda acerca de lo que es la democracia. Porque si la democracia, como la entienden algunos sectores de la oposición, es mantener la situación igual a la que vivía la Argentina cuando empezó este cambio, esa situación por la cual se cambiaban los gobiernos, los elencos políticos, pero las políticas de fondo eran siempre iguales, ese concepto de democracia no sirve. Los sectores dominantes tienen como una constitución no escrita que dice: hay ciertas cosas que son inalterables, que no se pueden cambiar. Nosotros entendemos la democracia como un sistema que gradualmente va expresando mejor a los sectores populares y mostrando una vocación de transformación y cambio cada vez mayor”.

La militancia de los 70

-: “Vemos a esta gestión como la recuperación de un proyecto de militancia, de transformación social. Fue muy importante cuando Néstor Kirchner el mismo día de su asunción dijo que él era hijo de las Madres de Plaza de Mayo y que no pensaba dejar sus ideales, que eran los de una generación a la que había pertenecido, en la puerta de la Casa Rosada. Y me parece que lo que está pasando en la Argentina en estos días es una situación que muchos ya pensábamos que no íbamos a vivirla. Por supuesto que nadie podía ser tan tonto de pensar que el mundo iría inexorablemente hacia la derecha y que el neoliberalismo duraría cincuenta años, pero de alguna manera la aparición de Kirchner fue sorpresiva y tuvimos la experiencia inédita de un presidente que hizo lo que prometió, lo contrario de las experiencias previas”.

La Polarización

-: “Esa polarización tan fuerte que se da en torno a temas como los de la ley de medios y muchos otros muestra que vivimos un proceso de una profundidad significativa. Desde luego que hay un montón de cosas que se podrían considerar aún pendientes de realización y otras que podrían corregirse, pero en lo que no hay dudas es que el rumbo general que se está llevando adelante es de una transformación muy importante. Y esto se da en el contexto de un proceso de experiencias similares en muchos otros países latinoamericanos. En ese sentido es una época mucho más auspiciosa que la de los años setenta. Vivimos en un contexto mundial en el que la presencia latinoamericana es más intensa y las posibilidades de los Estados Unidos de convertirse en gendarme de la región han disminuido. Por fortuna, además, esos procesos de la región están siendo acompañados por la mayoría de la gente que podríamos denominar de pensamiento popular, progresista, de izquierda”.