El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

Content on this page requires a newer version of Adobe Flash Player.

Get Adobe Flash player


Opinion
Por qué los peronistas votan a Scioli

Por Fernando Espinoza





 


Sorprendido por la invitación que el compañero Julio Bárbaro hizo en estas páginas para que los peronistas votemos a Macri, es necesario que fundamentemos por qué estamos seguros de que los peronistas vamos a votar a Scioli.
Los peronistas no tenemos que hacer alarde de demócratas, porque somos hijos de la democracia, siempre hemos llegado al poder como coronación de un proceso electoral. En razón de nuestra naturaleza, somos partidarios del diálogo, promovemos la integración social, consagramos a los mecanismos de consenso como los más aptos para construir el futuro con políticas de estado, perseguimos la “comunidad organizada”. Pero no somos ingenuos. No creemos en esa realidad bucólica que subyace en la concepción de Bárbaro, mucho menos después de tantas persecuciones, dieciocho años de proscripción, y miles de compañeros que entregaron sus vidas por nuestra causa.
Creemos que la distribución del bienestar no se produce por generación espontánea, que hay que luchar por esos derechos, con las armas de la política, pero ante una realidad en la que, si se abandona a los actores sociales librados a su suerte, inevitablemente son los más débiles los que resultan perjudicados. No se trata sólo de “pacificar” como ingenuamente propone Bárbaro. Hay que pacificar, pero persiguiendo el cumplimiento de nuestras banderas históricas de Soberanía Política, Independencia Económica, y Justicia Social.
Macri no representa ninguna de estas banderas, que son nuestros ideales, por más caretas que se ponga. Representa a los intereses de los que derrocaron a Perón en 1955, los que robaron el cuerpo de Evita, las familias ricas que siempre alentaron las dictaduras militares. Macri es sinónimo de las políticas neoliberales que nos llevaron a la peor crisis económica y social en diciembre de 2001.
Creemos que el Estado es el árbitro para dirimir los conflictos que se producen con una clara determinación de opción por los pobres. Esto es lo que piensa nuestro querido compañero y candidato presidencial Daniel Scioli. Macri cree en los mecanismos de mercado y en las corporaciones, sin advertir que sin la presencia del Estado ese orden conlleva más pobreza y desigualdad.
El peronismo no está para perder y beneficiarse de otra renovación construida desde la derrota. Está para ganar, para cumplir con el mandato de liberación que el pueblo le ha confiado. Creemos que Scioli va a ganar el balotaje. Los humildes, los trabajadores, los pequeños y medianos empresarios y productores rurales, los estudiantes, los jubilados y la clase media; todos ellos van votar por el peronismo, porque saben que nuestro Movimiento promovió su bienestar y su ascenso social.
No creo que ningún peronista vaya a traicionar a Perón. Compenetrados con nuestra historia, van a votar a Scioli, legítimo y único candidato del peronismo.

Fernando Espinoza
Presidente del PJ Provincia de Buenos Aires