El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

Content on this page requires a newer version of Adobe Flash Player.

Get Adobe Flash player


Opinion
Yo te amo “grasa” en Desempleo, cumpa del Barrio, del Amor, Familia, Estudio y Trabajo, “grasita” de Evita.

Por Martín García





¡Cómo no amarte Cumpa, si sos el trabajador y la trabajadora que ingresaron al Estado democrático, nacional y popular para defender la Patria y a los que viven adentro!
Como los que ya estaban, que quieren una Patria que nos cobije a todos, una Patria que asegure “la felicidad del pueblo”, es decir que todos tengan trabajo, para que nunca más, las familias tengan que prostituir a la madre o a la hija para la subsistencia de los chiquitos y los abuelos; para que nunca más se tuvieran que vender hijos al extranjero para “salvarlos” de la miseria y salvar a los que quedaban de la pobreza extrema!
Una “felicidad del pueblo” que se constituya por la dignidad del padre de la familia que tenga un trabajo digno con un sueldo digno; una madre que pueda capacitarse y estudiar y también trabajar para asegurar la comida y la formación de los hijos; unos hijos que tengan posibilidades de estudiar, formarse, pretender un trabajo que, a su vez les permita enamorarse, formar una familia, tener hijos, sostener su casa con dignidad y así la rueda “virtuosa” de la economía peronista.
Una “felicidad del pueblo” que incluya salud para todos y en especial, para los más chiquitos y para los más grandes, para los que están más sanos y para aquellos con dolencias, discapacidades, impedimentos, porque la salud no solo sostiene la productividad del que está en edad óptima para trabajar, producir y rendir, sino también, preservar al ser humano en la dignidad que la naturaleza le ha dado, con sus particularidades de indefensión y capacidad de crecer y superarse, y en lo que Jesús entendía como Dios en la tierra, que merecía en la plenitud de su nobleza.
Y para ellos, los queridos “viejos” nuestros, nosotros mismos, la seguridad de que pueden vivir dignamente con su jubilación, ocupando un lugar vigente en la economía familiar con sus propios recursos, crédito, capacidad de compra y de turismo, y de compartir, comprar un regalo para los nietos en su cumpleaños con su propia plata.
Eso también hace a la felicidad del pueblo de los gobiernos nacionales y populares. No como dice Macri de que cada uno tiene que ganar lo mínimo.
Cada uno tiene que ganar lo “máximo” posible, gil!
Yo te amo, Cumpa en desempleo. Te amo porque sé que te están diciendo “vago y mal entretenido” como le decían a Juan Moreira.
Te amo, porque vos estabas empleado por seis mil, por ocho mil y por diez mil pesos, y eso es, apenas, el sueldo de un laburante que empieza, y no ganás aquellos sueldos de “privilegiado” por la corrupción que la inventiva periodística le atribuyó a “La Campora” y sus seguidores, para que la gilada los envidiara y odiara al mismo tiempo.
Ese es el negocio de “los dueños de todo” que los pobres nos matemos entre nosotros, mientras ellos prenden el habano y nos miran por la ventana de la presidencia de la corporación, si es que miran hacia abajo, alguna vez.
Prat Gay y la “puta madre que lo parió” (con perdón a las “trabajadoras” del sexo), nos quiere hacer creer que son los gerentes los que saben administrar el Estado. No los políticos que son “corruptos” e inútiles.
Estos CEOs, te quieren hacer creer que “ellos” son los elegidos para administrar bien los recursos de la población. Pero te mienten mal. Son ignorantes, descreen del Estado y no lo entienden.
No lo entienden porque están acostumbrados a gestionar para el “patrón”, aumentar sus ganancias, “negrear” a los trabajadores; “apretar o coimear” a sus dirigentes gremiales que se dejan; manejar los precios en la sociedad de los consumidores e “imponer” cuanto tienen que ganar un trabajador o una empleada con su salario y cuanto tienen que “poner” en aumentos e inflación, para que sus patrones ganen cada vez más dinero, como lo explica tan sabiamente Alberto Samid.
Mienten porque ellos se creen su propia mentira. ¿Qué es un dirigente político nacional y popular?
Un compañero que llega al Estado para respetar a sus trabajadores y lograr que con toda su experiencia y capacidad se pongan al servicio del pueblo que es su único “patrón”, ya que no es el empleado del Estado el dueño de sus empresas, oficinas y gestiones.
Siempre es el pueblo.
Tampoco lo son las corporaciones, ni la Patria contratista, ni la “Patria financiera”, ni la “Patria importadora”.
Siempre el “patrón” del Estado es el pueblo.
¿Quién defiende al pueblo?
El funcionario estatal, cuadro político nacional y popular que en las “buenas” gana un buen sueldo, de acuerdo a su responsabilidad para con el pueblo y después de la mishiadura de la militancia, del peligro para él y su familia y sus compañeros de su militancia política, que lo ha expulsado de su trabajo, que lo ha detenido por las “fuerzas del orden” servidoras del patrimonio de “los patrones”, que lo han encarcelado, torturado, fusilado, desaparecido, y en el mejor de los casos, exiliado, ahora, como funcionario del Estado, por seis meses, por un año, por dos, por cuatro, vive más o menos bien, se puede comprar un cochecito, mejora la casa, y los giles gorilas del barrio creen que mejora su condición porque es un político y “roba”.
A ver si nos entendemos, existen los políticos que “transan”, hacen “negociados”, “se quedan con un vuelto”.
Existen.
Ya los hemos visto en la realidad, con sus grandes casas y mansiones.
Sus coches de “alta gama” pavoneándose en su pueblo para que todos vieran que “había llegado” a otra clase social.
Pero si usos un dos por ciento (2%) me explico, ¿no? Si son el dos por ciento de los políticos, los corruptos, es ya mucho. ¡MUCHO!
Son menos del dos por ciento.
En el barrio si contabilizo a los comerciantes, profesionales, industriales que ganaron más dinero que nunca con “su” trabajo o profesión o comercio, durante estos doce años, odiando al gobierno nacional popular y democrático, hablando pestes de la compañera, ahí mismo encuentro un porcentaje muchísimo más grande de personas “corruptas”, que aumentaron el precio de las medias lunas, primero para ponerlas no en 24 pesos, sino en 35, y después en 48 y luego en 53 y ahora en 60 pesos, en menos de un año o año y medio, mientras en el Mercado central la docena de medias lunas valía dieciséis pesos.
¿Me explico?
Si no fuera por los políticos nacionales y populares que viene al Estado a defender los intereses del conjunto de la población, las corporaciones venderían carne de jubilados “en lata” para ahorrar cabezas de ganado para la exportación.
A ver si somos claros.
Estos “pratgays” mienten cuando te quieren hacer creer que ellos, (los “ELLOS” del Eternauta), de Harvard, de Berkeley, de la UCA, de la UCES, de la UADE, de la escuela de Chicago, etc. son los que mejor “gerencian”, conducen, los aparatos como el Estado. Que son más eficientes. Más brillantes. Que tienen “la justa”, que la saben “lunga”.
Así nos estafaron con las AFJP que se quedaron con “la parte del león” de la seguridad social, le dejaron al estado “el muerto” de las “cargas” que dan pérdida al esquema de “beneficio”, que se “robaron” (utilizo la palabra con propiedad) entre un 33% y un 50% del aporte de los trabajadores a la seguridad social, a “cambio de nada”.
Porque encima era el Estado el que seguía pagando la jubilación base.
Vendían acciones como las de Clarín a treinta pesos, para que los pagaran los trabajadores con sus ahorros a través de los “gerentes” de las AFJP, (los bancos) y, luego, cuando salían a la venta, solo se pagaban siete pesos por ellas, estafando a los trabajadores que estaban aportando para su ahorro.
Y así con las acciones de todas sus empresas “amigas”.
Porque Ellos son como una casta.
Se encuentran en la rural, en sus countrys, en sus lugares de veraneo, en sus cocktails y agasajos, en sus congresos, y entre whiskys y vinitos, arreglan sus negociados, abiertamente.
Cuando los políticos del proyecto democrático, nacional y popular retoman la conducción del estado, se encuentran con todas esas acciones en el cajón, ya no importa cuánto costaron, son acciones de las corporaciones y entonces se presentan, como Guillermo Moreno y Axel Kiciloff en la asamblea de sus empresas – con el grupo Clarín- representando los intereses del pueblo que han comprado esas acciones para hacer sentir su voz, Ellos se ofenden y escandalizan.
¡Ladrones de guante blanco! ¡Caraduras! ¡Miserables!
Y fingen que echan a los trabajadores porque son la grasa del Estado. Los “rollitos” del cuerpo del Estado. El “culo” gordo” del cuerpo estatal…para “sanearlo” de “militantes políticos” que son la grasa del Estado.
¿Y ellos que serían? ¿La caca del estado?, ¿el “cáncer” del Estado?
Estos “lavadores de dinero”; evadiendo impuestos al Estado; “escondedores” de capitales; sirvientes de los “ricos&poderosos”, lacayos de los “capitales financieros volantes”…
¿Cuánto le salieron al Estado estos ladrones de “guante blanco”?
¡Cómo vas a poner a los trabajadores del Estado como los culpables de “engordar” al Estado…
¡Claro Uds. lo enflaquecen al Estado, provocan la “anemia” del Estado.
Lo debilitan, lo enferman por falta de vitaminas, lavando dinero en vez de declararlo para que el Estado cobre sus impuestos y se robustezca.
¡Uds. son los que van a aumentar las tarifas de los servicios públicos privatizados para que las empresas aumenten sus ganancias mientras la población se empobrece. Eso es lo que Uds. van a “sincerar”.
Más plata para las corporaciones.
Mientras tanto dejas 20 mil trabajadores sin trabajo, sin el “ordenador” social por excelencia. Quitándole trabajo, sueldo y dignidad a los laburantes.
Ya lo decía Perón en “Los Vendepatria, la prueba de una traición” uno de sus libros del exilio, algo así como -Dicen que los políticos son todos corruptos, para que la gente crea que sería mas confiable dejar a los gerentes de empresa a cargo de los asuntos del Estado”. “Es una tarea combinada entre los servicios de inteligencia, las agencias de publicidad internacionales, los medios de comunicación privados y los cuadros periodísticos cipayos”. Se non e vero e ben trovato.
Tom Peters, autor de los libros “En busca de la Excelencia” y “Gerencia Transformadora” (Revolution Management), el gurú de las corporaciones “mayores” de los EEUU, asesor de Nabisco; Coca Cola e IBM decía hace unos años en el Centro Cultural San Martín ante 1250 empresarios y dirigentes argentinos, entre ellos yo, que había pagado US$ 500 para escucharlo, que en todas las grandes empresas existen proyectos alternativos, no autorizados, secretos, de iniciativa de los empleados, que utilizan parte del dinero de los presupuestos de “otros proyectos” para investigar, tratar, bucear soluciones alternativas a las “oficiales” de esas empresas.
También decía (entre otras cosas) “Si Ud. detecta una personalidad que es capaz de caminar por la línea fronteriza entre lo legal y lo ilegal, y que, a veces, pisa la parte de afuera para llevar adelante proyectos que le generen mayores beneficios a la empresa, es mejor que lo contrate inmediatamente para su empresa y no, que deje que lo haga su principal competidor.”
Yo sumé dos más dos y me dije: “Está hablando de dirigentes peronistas, de cuadros militantes”.
Mientras los giles como nosotros nos creemos que los CEOs de las grandes corporaciones están mejor capacitados para manejar los intereses complejos y las instituciones “macro” como las grandes corporaciones privadas y el mismísimo Estado; ellos buscan dirigentes como los nuestros para ponerlos al frente de sus empresas.
Los CEOS de las corporaciones tienen como objetivo ganar más dinero para sus directorios y accionistas, no importa cómo, y nosotros defendemos intereses comunes a toda la sociedad, intentando igualar derechos e igualar oportunidades. Son objetivos diferentes.
Nosotros somos los buenos de esta película. Ellos son los miserables.
Los que generan guerras, para ganar dinero, los que saquean a los pueblos y luego no los dejan entrar en sus países enriquecidos con sus saqueos, poniendo fronteras de muerte; los que explotan a los trabajadores, se abusan de las necesidades para generar ganancias, los que desprecian las necesidades humanas, los que creen que el mundo no es para todos sus habitantes.
Lo contrario de lo que piensa y dice el papa Francisco.
Los militantes políticos llevan en su mochila el bastón de Mariscal, por lo que, no siempre esperan ordenes antes de ponerse a defender los intereses del pueblo. Lo hacen y chau.
Los cuadros políticos buscan el beneficio de la sociedad, conocen los problemas de la gente, porque están cerca suyo, viven en el barrio, reciben los dramas de las personas, sus amigos se atienden en los hospitales públicos, y tratan de resolverlos.
Nosotros utilizamos al Estado, por ejemplo, para financiar que el futbol lo puedan ver todos y ellos utilizan un deporte tan popular solo para ganar plata, y segmentar en clases sociales a la comunidad, (los “In” y los “Out” o los “loosers y los Winters” en la sociedad norteamericana) no importa si la gente puede pagar para verlo o no. El que no tiene plata que se joda.
Son diferentes objetivos, frente a la misma oportunidad, ampliar derechos o ampliar ganancias.
Las leyes, en los gobiernos conservadores de “derecha” siempre han sido hechas por los sectores de poder para que sean respetadas por los que no lo tienen, (por ejemplo, el derecho a la propiedad privada), a los ricos, lo suyo, con respeto; a los pobres ¡Minga!
Cuando un dirigente político democrático, nacional y popular, tiene que actuar en el marco de una ley hecha por el enemigo del pueblo y de la Patria, la respeta hasta un punto, después (como hicimos nosotros en la revolución de las FM de los ´80) no le damos bolilla.
Es mayor el derecho de las personas a la libertad de expresión, que participar de un concurso por una frecuencia de radio o TV, que nunca sucede, que pide cosas que solo los poderosos pueden tener, etc. etc.
Pero también, los dirigentes políticos democráticos, nacionales y populares, si no nos gusta una ley la cambiamos, respetando el juego de la Democracia, como hicimos con la Ley de Servicios de Comunicación Audiovisual.
No hacemos como los sectores de poder que no respetan las leyes que no quieren respetar, y hablan de instituciones y república, cuando quieren que el poder popular se someta a sus formas, ya sus dominios; y cuando ellos están en el poder, no solamente no proponen cambiar las leyes que no les conviene, sino que, directamente la ignoran, avasallan y desconocen los poderes de la Democracia y la república.
Lo mismo intentan hacer con la misma Ley de Servicios de Comunicación Audiovisual, avasallando no solamente la Ley dictada por amplia mayoría por ambas cámaras del Congreso Nacional, sino desconociendo el rechazo de la justicia federal a su payasesco intento de destruir la Ley por un simple Decreto de necesidad y urgencia, como destruyeron la Constitución nacional con un decreto de los tres mandos de las Fuerzas Armadas en ejercicio ilegal del ejecutivo nacional en 1955 con la revolución “libertadora”.
¡No sean cínicos! (Bah, son cínicos. No les podemos pedir peras al olmo)
De todas maneras, como siempre se puede sacar algo bueno de lo malo, así como Néstor Kirchner y Cristina Fernández de Kirchner lograron acercar a las nuevas generaciones la epopeya social y política de Perón y Evita y dignificar el martirologio y heroísmo de los cuadros políticos, militantes y combatientes de los años 70, el gobierno de las corporaciones liderado por Mauricio Macri le permitirá a estas mismas generaciones entender lo que pasó en nuestra sociedad durante los gobiernos de Aramburu y Rojas, de Onganía, Videla, Massera y Agosti y Menem y de la Rua, su impronta autoritaria y dictatorial, su avasallamiento de los derechos sociales y las libertades individuales, su represión, su devaluación de los salarios, capacidad de compra de los sectores populares, la destrucción de la industria nacional, la caída del desarrollo científico tecnológico, etc.
Al menos ahora no nos secuestran, torturan y asesinan, como si lo hizo Aramburu, Onganía, Videla, etc.
Por ahora, al menos.
Cuando hay violencia, siempre los muertos los ponemos los militantes del campo nacional, democrático y popular.
Ellos ponen la represión, la censura, el autoritarismo, el disciplinamiento social.
Yo te amo cumpa desocupado, desplazado del Estado, por estos animales salvajes, cipayos y vendepatria, desconocido en tus derechos.
Te amo porque sos uno de los nuestros, del pueblo de la Patria, porque sos actor y protagonista de esta historia, constructor de nuestro destino común.
Porque a la hora de elegir, elegís por la Patria y por el pueblo.
Por la familia, los amigos y nuestros héroes y mártires.
Porque sos leal, sos bueno, sos noble, y lo que te hacen es una injusticia.
Los demás nos sumamos a tu lucha, cada uno, como puede.
Hace lo más que puedas para sobrevivir y nosotros, los que todavía tenemos trabajo, agudicemos la mirada, elijamos a nuestro desocupado intempestivo más cercano y veamos como re direccionamos nuestro diezmo, aunque sea el cinco por ciento de lo que ganamos, para estar atentos a comprar, financiar, ayudar al cumpa echado por estos burros antidiluvianos.
Respaldémoslo con una garantía, con el crédito de nuestra tarjeta, con lo que hayas guardado en estos doce años de lujo que hemos tenido en Argentina, gracias a Néstor y Cristina, a Perón y Evita.
Apóyalo, ayúdalo, contenelo, busca una tarea que nadie te hace para qué si puede y se anima, la haga el.
No permitas que no tenga para comer él y su familia.
Y cuida su dignidad y la tuya.
Somos hermanos, somos compañeros.
Y lo más importante, luchemos junto a él por sus reivindicaciones laborales.
Salgamos a la calle, interpongamos amparos y gestiones en la justicia.
Aconsejémoslo para que le paguen lo que corresponde.
Hagamos todo lo posible, No esperemos que las cosas lleguen al piso.
Achiquemosno hasta que vuelva Cristina.
Volverán Perón, Evita y Néstor con los 30 mil para apoyarnos.
También vendrán con ellos San Martín, Mariano Moreno, Belgrano, Felipe Varela, Felipe Vallesse, Juan Moreira, Martín Fierro, Jauretche, Marechal, Scalabrini, Discépolo, Manzi, Troilo, Atilio López, Puiggros, Alfonsín, Yrigoyen, los Galvez, Gatica, Paco Jamandreu, Artigas, Güemes, Juana Azurduy, Envar El Kadri, pucha que somos un montón…
Ellos están vivos en nosotros, cada vez que los traemos con la palabra.
Abracémonos con ellos. Con todos, con el que tengas al lado.
Te quiero “Cumpa que desocuparon”
Te abrazo con el corazón
Abracémonos hasta que vuelva Cristina.
Volveremos.