El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

Content on this page requires a newer version of Adobe Flash Player.

Get Adobe Flash player


Opinion
Sandino: Un Bandido Sublime

Lic. Pablo A. Vázquez
Académico de los Instituto Nacional Eva Perón
e Instituto Nacional Juan Manuel de Rosas
Politólogo, Docente UNLZ y UCES, Miembros de los Institutos Nacionales Eva Perón, Rosas y Manuel Dorrego

 

 

 

 

 

Un 9 de enero de 1928 en Nicaragua, Augusto César Sandino proclamó la República de Nueva Segovia, llamando a su capital Ciudad Sandino.

Pero, que pasó en Nicaragua para llegar a una declaración separatista?

Las luchas entre liberales y conservadores fueron la marca de la historia nicaragüense de la primera mitad del siglo XX. Con un tercer actor relevante: Los Estados Unidos y sus marines.
En 1926 el conservador Emiliano Chamorro dio un golpe de Estado contra el presidente Carlos Solórzano (también conservador). Éste entregó el poder a su vicepresidente Juan Sacasa (liberal), a quien Chamorro también obligó a renunciar. Chamorro, como presidente de facto, a su vez, fue obligado por los EE. UU a dimitir, dándole el poder a Sebastián Uriza y éste lo delegó en Adolfo Díaz, quien ya había sido presidente y con fuerte relación con los estadounidenses, pidiéndoles la intervención de armada para defenderlo, al punto de querer que Nicaragua sea parte de aquellos.

Ante esto los liberales emprendieron la Guerra Constitucionalista (1926 – 1927) y forman el Ejército Liberal Constitucionalistas, dirigido por el general José María Moncada, destacándose entre sus combatientes Sandino.
Su empuje con Los Montañeses logró éxitos militares al bando liberal y le hizo merecedor de ser general en jefe del Ejército Liberal de Las Segovias.

Pero temiendo enfrentarse con los norteamericanos, Moncada se rindió cerca de Managua, aceptó la continuidad conservadora de Díaz y se garantizó ser el sucesor en la presidencia. Dicho acuerdo se denominó Pacto del Espino Negro.
Sandino se rebeló a dicha traición y se retiró con sus tropas a El Chipote, bajo esta sentencia: “No me vendo, ni me rindo. Yo quiero Patria libre o morir”.

De guerra civil Sandino planteó una lucha entre patriotas contra invasores. Su manifiesto del 2 de septiembre de 1927 y su bandera roja, por el color liberal local, y negra fueron el núcleo de su Ejército Defensor de la Soberanía Nacional (EDSN).

De la derrota de Ocotal infringida por tropas de la Guardia Nacional nicaragüense y marines, Sandino pasó a la victoria guerrillera de El Bramadero, donde se terminó combatiendo con machetes. Los yanquis, que llamaban bandidos y bandoleros a los combatientes de Sandino, pasaron a denominarlos guerrilleros.
A partir de allí, y de incursiones contra intereses norteamericanos, su cabeza tuvo precio, pero fue aclamado por su pueblo, respetado en el continente y cobró fama internacional, al punto que Henri Babusse lo llamó General de los Hombres Libres.

Este patriota latinoamericano, que intentó relacionarse con Hipólito Yrigoyen, que contó con la solidaridad de Manuel Ugarte y Alfredo Palacios, que fue referenciado por Juan Perón y se convirtió - luego de su asesinato por Anastacio Somoza padre - en bandera de lucha del Frente Sandinista de Liberación Nacional contra Anastacio Somoza hijo para la emancipación de su Patria, tiene aún mucho que contar...

 

*Politólogo; docente  de la UCES; Miembro de los Institutos Nacionales Eva Perón, Rosas y Manuel Dorrego